El ciclo artúrico (casi) desde una perspectiva de género

Me apasiona el ciclo artúrico. Su extensa galería de personajes, la mitología celta en la que se inserta, esa sensación neblinosa que provoca el abandono de Roma y el peligro constante que suponen los sajones. 

Me conquista el drama de la última resistencia de la diosa ante el dios patriarcal, la religión de la tierra defendiéndose de la del cielo.

Me hace vibrar el eco de los cantos heróicos y me exita la descripción de los fuegos de Beltane.

Todo un universo que he explorado de la mano de distintos narradores.

Pero se me había quedado atrás Las nieblas de Avalon de Marion Zimmer Bradley y ha sido un maravilloso descubrimiento.

Están presentes todos los elementos que hacen imperecedera la leyenda de Arturo, pero enriquecidos por una mirada deliciosamente diferente.

Marion nos relata la historia desde la perspectiva de Morgana y realza el resto de personajes femeninos.

Arrancando desde Igraine, la esposa de Uther, y sus hermanas Viviana y Morgause, llega a Ginebra y Morgana, auténticos personajes centrales por la influencia que tienen en los acontecimientos, por las decisiones que toman y las que impulsan.

Sin perder el vigor de una gesta, la narración adquiere una maravillosa calidez y una dimensión nueva, gracias a la presencia de esas mujeres.

Una delicia.